Seguidores

viernes, 20 de octubre de 2017

La Santidad de Juan XXIII

LA SANTIDAD DE JUAN XXIII



Teniendo en cuenta que el 1 de Noviembre celebramos la Solemnidad de todos los Santos, y que el día Miércoles 11 de Octubre, festejaremos al Papa San Juan XXIII, intenté hacer un resumen de las palabras del Papa Francisco sobre la figura bondadosa y virtuosa de su predecesor.
Dice el Papa Francisco, sobre Juan XXII: la raíz su santidad, se encuentra en “su obediencia evangélica”… Era un conductor, pero un conductor conducido por el Espíritu Santo, por la obediencia. Mediante este abandono cotidiano a la voluntad de Dios, el futuro Papa Juan vivió una purificación, que le permitió desprenderse completamente de sí mismo y de adherir a Cristo, dejando así emerger aquella santidad que la Iglesia después, oficialmente, ha reconocido”.
“El mundo entero había reconocido en el Papa Juan un pastor, un padre. Pastor porque era padre… Podemos recordar su lema episcopal, Oboedientia et pax: obediencia y paz”.
Francisco recordó que “Angelo Roncalli era un hombre capaz de transmitir paz; una paz natural, serena, cordial; una paz que con su elección al Pontificado se manifestó al mundo entero y recibió el nombre de la bondad”…
“Él se había dejado pacificar por el Espíritu Santo. Y este ánimo pacificado fue fruto de un largo y comprometido trabajo sobre sí mismo, trabajo del que ha quedado abundante rastro en el Diario del Alma”.
El Santo Padre señaló además que “si la paz ha sido la característica exterior, la obediencia constituyó para Roncalli la disposición interior. La obediencia, en realidad, fue el instrumento para alcanzar la paz”…
“Desenvolver en la Iglesia el servicio que los superiores le pedían, sin pretender nada para sí, sin sustraerse a nada de aquello que le era pedido, incluso cuando eso significó dejar la propia tierra, confrontarse con mundos a él desconocidos, permanecer por largos años en lugares donde la presencia de católicos era escasísima”.
Francisco subrayó que “este dejarse conducir, como un niño, construyó su recorrido sacerdotal que ustedes bien conocen, de secretario de Mons. Radini Tedeschi, padre espiritual en el Seminario diocesano, a Representante Pontificio en Bulgaria, Turquía y Grecia, Francia, hasta Pastor de la Iglesia veneciana y finalmente a Obispo de Roma”.
“A través de esta obediencia, el sacerdote y obispo Roncalli vivió también una fidelidad más profunda, que podremos definir, como él habría dicho, abandono a la divina Providencia”.
La enseñanza para cada uno de nosotros y para la Iglesia de nuestro tiempo, señaló el Papa, es que “si sabemos dejarnos conducir por el Espíritu Santo, si sabemos mortificar nuestro egoísmo para hacer espacio al amor del Señor y a su voluntad, entonces encontraremos la paz, entonces sabremos ser constructores de paz y difundiremos paz a nuestro alrededor”.
A poco más de los 50 años, de la muerte de San Juan XXIII, dijo Francisco, "la guía sapiente y paterna de Papa Juan, su amor por la tradición de la Iglesia y la consciencia de su constante necesidad de actualización, la intuición profética de la convocación del Concilio Vaticano II y la ofrenda de la propia vida por su buen término, quedan como piedras fundamentales, en la historia de la Iglesia del siglo XX y como un faro luminoso por el camino que nos espera”.


Presbítero José Luis Carvajal

martes, 11 de abril de 2017

REVISTA "EL CARPINTERO"

HERMANOS Y AMIGOS: Les pido que hagan CLICK AQUI ABAJO, para LEER NUESTRA REVISTA PARROQUIAL, "El Carpintero". Y que COMPARTAN EN SUS MUROS. ¡Mil gracias!http://www.patrocinio.org.ar/Carpintero/Carpintero.pdf

miércoles, 22 de marzo de 2017

Queridísimos hermanos: NECESITAMOS, URGENTEMENTE, ANUNCIANTES, para poder autofinanciar la Revista Parroquial: "El Carpintero", que se leé tanto en papel, como por internet (cada octavo 1/8 de página, vale: $150; 2/8: $300; media página: $600; y la página entera: $1200). POR FAVOR, ACÉRQUENSE, CON SUS DATOS, LOGO Y DINERO, a Secretaría Parroquial: Lun a Vie: 10 a 12. Y de 16.30 a 20 (Ayacucho 1072, CABA, altura: Av. Santa Fe al 2000). ¡Y, por favor, difundan; millón de gracias, a todos; bendiciones!!!

miércoles, 2 de noviembre de 2016

jueves, 22 de septiembre de 2016

martes, 12 de julio de 2016

Examen de conciencia (sugerido por el Papa Francisco, para hacer una buena confesión)


En relación a Dios
¿Solo me dirijo a Dios en caso de necesidad? ¿Participo regularmente en la Misa los domingos y días de fiesta? ¿Comienzo y termino mi jornada con la oración? ¿Blasfemo en vano el nombre de Dios, de la Virgen, de los santos? ¿Me he avergonzado de manifestarme como católico? ¿Qué hago para crecer espiritualmente, cómo lo hago, cuándo lo hago? ¿Me rebelo contra los designios de Dios? ¿Pretendo que Él haga mi voluntad?

En relación al prójimo
¿Sé perdonar, tengo comprensión, ayudo a mi prójimo? ¿Juzgo sin piedad tanto de pensamiento como con palabras? ¿He calumniado, robado, despreciado a los humildes y a los indefensos? ¿Soy envidioso, colérico, o parcial? ¿Me avergüenzo de la carne de mis hermanos, me preocupo de los pobres y de los enfermos?
¿Soy honesto y justo con todos o alimento la cultura del descarte? ¿Incito a otros a hacer el mal? ¿Observo la moral conyugal y familiar enseñada por el Evangelio? ¿Cómo cumplo mi responsabilidad de la educación de mis hijos? ¿Honro a mis padres? ¿He rechazado la vida recién concebida? ¿He colaborado a hacerlo? ¿Respeto el medio ambiente?

En relación a mí mismo
¿Soy un poco mundano y un poco creyente? ¿Cómo, bebo, fumo o me divierto en exceso? ¿Me preocupo demasiado de mi salud física, de mis bienes? ¿Cómo utilizo mi tiempo? ¿Soy perezoso? ¿Me gusta ser servido? ¿Amo y cultivo la pureza de corazón, de pensamientos, de acciones? ¿Nutro venganzas, alimento rencores? ¿Soy misericordioso, humilde, y constructor de paz?

http://3.bp.blogspot.com/-6prYOiQHBKQ/TnzD17zZC3I/AAAAAAAABHU/bVwoWTiXioQ/s1600/hijo+prodigo.jpg


sábado, 3 de mayo de 2014

ORACIÓN DEL PAPA BENEDICTO XVI, EN EL DISCURSO INAUGURAL DE "APARECIDA" (13 de Mayo, de 2007)

 "Quédate con nosotros, porque atardece y el día ya ha declinado" (Lc 24, 29).

Quédate con nosotros, Señor, acompáñanos aunque no siempre hayamos sabido reconocerte. 
Quédate con nosotros, porque en torno a nosotros se van haciendo más densas las sombras, y tú eres la Luz; en nuestros corazones se insinúa la desesperanza, y tú los haces arder con la certeza de la Pascua. 
Estamos cansados del camino, pero tú nos confortas en la fracción del pan para anunciar a nuestros hermanos que en verdad tú has resucitado y que nos has dado la misión de ser testigos de tu resurrección.
Quédate con nosotros, Señor, cuando en torno a nuestra fe católica surgen las nieblas de la duda, del cansancio o de la dificultad:  tú, que eres la Verdad misma como revelador del Padre, ilumina nuestras mentes con tu Palabra; ayúdanos a sentir la belleza de creer en ti.
Quédate en nuestras familias, ilumínalas en sus dudas, sostenlas en sus dificultades, consuélalas en sus sufrimientos y en la fatiga de cada día, cuando en torno a ellas se acumulan sombras que amenazan su unidad y su naturaleza. Tú que eres la Vida, quédate en nuestros hogares, para que sigan siendo nidos donde nazca la vida humana abundante y generosamente, donde se acoja, se ame, se respete la vida desde su concepción hasta su término natural.
Quédate, Señor, con aquellos que en nuestras sociedades son más vulnerables; quédate con los pobres y humildes, con los indígenas y afroamericanos, que no siempre han encontrado espacios y apoyo para expresar la riqueza de su cultura y la sabiduría de su identidad. Quédate, Señor, con nuestros niños y con nuestros jóvenes, que son la esperanza y la riqueza de nuestro continente, protégelos de tantas insidias que atentan contra su inocencia y contra sus legítimas esperanzas. 
¡Oh buen Pastor, quédate con nuestros ancianos y con nuestros enfermos! ¡Fortalece a todos en su fe para que sean tus discípulos y misioneros!"